Tipos de tablas de esquí acuático

El esquí acuático, a pesar de ser una actividad relativamente nueva en comparación con muchos otros deportes, se ha convertido en uno de los deportes acuáticos que más adeptos y seguidores ha ganado en los últimos años. Actualmente cuenta con cuatro modalidades que son slalom, figuras, saltos y wakeboard.

En cada una de ellas se utilizan tipos de tablas distintas, en función de los movimientos que requieren realizar en el agua. En algunos casos se hace más énfasis en la velocidad que pueden llegar a alcanzar los competidores impulsados por las lanchas y en otros se valora más la cantidad de piruetas que se hacen en el aire con la tabla.

En otra de las modalidades se tiene más en cuenta las acrobacias que se realizan con las olas que genera la propia lancha que te impulsa.

Hay una gran variedad de tablas de esquí acuático; los materiales por lo general son muy diversos y baratos, por lo cual la competitividad en los precios es alta. Dependiendo del nivel que tengamos, deberemos escoger una tabla u otra en función del uso que vayamos a darla principalmente.

Puedes elegir principalmente entre una tabla más ancha o más estrecha y entre unas más largas o cortas, ofreciendo diferentes niveles de estabilidad y maniobrabilidad:

  • Tablas para niños: el objetivo principal es que faciliten el aprendizaje. Para ello recomendamos que cuenten con barras estabilizadoras y una mayor anchura. Las medidas más típicas se sitúan entre los 115 y los 120 centímetros, que son las más aconsejables para la mayoría de niños.
  • Tablas para empezar: son más anchas de lo habitual para ofrecer mayor estabilidad y control. Suelen estar fabricadas de plástico y otros materiales más baratos a los usados normalmente, pero más que suficientes para iniciarse en la práctica de este deporte. Lo mejor es no gastar más de 200€ si estás empezando y posteriormente comprar una tabla superior de gama, cuando adquieras experiencia.
  • Tablas para Freestyle: son las empleadas con mayor frecuencia para nivel medio, principalmente en la modalidad de freestyle (módulos, saltos, railes). Son una opción muy recomendable cuando has adquirido algo de nivel y tienes claro cuál de estas dos modalidades es la que más te gusta. La medida más adecuada para una tabla de esquí acuático para freestyle suele rondar los 150 centímetros aunque dependerá también de nuestra altura.
  • Tablas de Slalom: la relación entre el peso y la velocidad es clave para la elección de este tipo de tablas. Hay una gran variedad de modelos enfocados a la modalidad de slalom, en función del nivel que tengamos. Es aconsejable que la punta de una tabla de este estilo sea algo más ancha de lo normal para facilitar la salida en el agua (waterstart).
  • Tablas de nivel avanzado: los materiales que se emplean en su construcción son de mayor calidad, como la fibra de carbono, que aumenta la resistencia de la tabla y reduce considerablemente su peso. La punta de este tipo de tablas es más estrecha, su forma más cóncava y suelen tener características especiales para proporcionar un extra de agarre y estabilidad.

Recuerda que el resto de material también es importante para la práctica de este deporte: botas, cascos, guantes, protecciones… Así como elegir una bota acorde a nuestra tabla y la talla más adecuada para un buen ajuste y comodidad.

Tu review ayuda a otros riders. Gracias :)